Y ahora vas y lo tuiteas

Somos ATAL

Trabajar los valores a través de las leyendas grecolatinas

La propuesta parte de la realización de la semana cultural del IES Villa de Mijas inspirada en el 2000 Aniversario de la Muerte de Ovídio. Durante la semana cultural nos trasladamos a la época clásica grecorromana desde las diferentes áreas con 12 mitos propuestos para ser trabajados  por tutorías .

Propuestas /Sugerencias de actividades

a) IES Turgalium de Trujillo (Cáceres)
b) IES nº 3 de Denia (Alicante)
c) IES Cruce de Arinaga ( Las Palmas)
d) IES Roces (Gijón)
e) IES Campo de Calatrava (Ciudad Real)
f) IES Manuel Martín González (Tenerife)

HIPÓMENES Y ATALANTA Y LA IGUALDAD

VALOR A DESARROLLAR : LA IGUALDAD
Atalanta simboliza la mujer  que se rebeló contra todos los esquemas patriarcales de la Grecia antigua y logró obtener el respeto de sus contemporáneos así como de la posteridad.

Resumen del argumento (Extraído del blog http://abelvil.blogspot.com.es/2012/10/resumen-deatalanta-e-hipomenes.html)

Una mujer llamada Atalanta corría mucho desde pequeña y nadie le ganaba en las carreras corriendo. Atalanta era una mujer muy linda y atrajo a varios muchachos. Atalanta propuso que si algún caballero la ganaba en la carrera se casaría con quien le ganase. Atalanta corrió contra muchos hombres. Y a todos le ganó bueno a todos menos a un hombre. Apareció un muchacho joven llamado Hipómenes. Comenzó la carrera entre Atalanta e Hipómenes. Hipómenes tiró una manzana de oro y Atalanta se paró a cogerla confiada. Pero luego adelantó a Hipómenes. Después el chico tiró otra manzana de oro y ella confiada se volvió a parar, y luego lo adelantó. A Hipómenes sólo le quedaba una manzana de oro la tiró, y Atalanta confiada se paró a recogerla pero ya quedaba muy poco para la meta. Atalanta quedó prendada ante el esfuerzo y decidió casarse con él.






ARACNE y LA VANIDAD/HUMILDAD


Resumen del argumento (Extraído del blog http://www.elhuevodechocolate.com/mitos/mitos-2.htm)


Aracne era una de las mejores tejedoras de toda Grecia, sus bordados eran tan maravillosos que la gente comentaba que sus habilidades le habían sido concedidas por Atenea, diosa de la sabiduría y patrona de los artesanos. Pero Aracne tenía un gran defecto, era una muchacha muy vanidosa y decía, continuamente, que ella era la mejor tejedora del mundo.
Un día, la orgullosa Aracne, no pudo aguantar más los comentarios de sus vecinos y llegó a compararse con Atenea. Se pasaba el día lanzando desafíos a la diosa e invitándola a participar en un concurso para ver cuál de las dos tejía mejor.
La diosa Atenea quiso darle una lección a Aracne y bajó desde el Olimpo a la Tierra para aceptar su reto.Comenzó el concurso, Aracne y Atenea estuvieron tejiendo durante todo un día. Atenea representó a los dioses en todo su esplendor. Por el contrario la tela de la orgullosa Aracne mostraba a los dioses como locos y borrachos. Cuando Atenea vio que el trabajo de Aracne insultaba a los dioses no pudo aguantar más, se enfadó mucho y rajó la tela.
Aracne se dio cuenta que había ofendido gravemente a los dioses, sintió mucho miedo, salió corriendo e intentó suicidarse colgándose de una viga del techo. La diosa Atenea se apiadó de ella y le salvó la vida pero, para castigarla, la convirtió en araña y la condenó a tejer para el resto de los tiempos.


© Francisco J. Briz Hidalgo
Todos los textos pertenecen al libro «Mitología para niños» de Francisco J. Briz Hidalgo que tiene los derechos de autor reservados y no pueden ser reproducidos, ni parcial ni totalmente, sin autorización previa de su autor.


APOLO Y DAFNE Y LOS AMORES TÓXICOS/AMORES BENEFICIOSOS

Resumen del argumento (Extraído del blog http://mitologiagrecorromana.idoneos.com/297809/)

Apolo, dios de los arqueros, de la música, de la profecía y de la luz, era muy poderoso, pero no siempre afortunado en sus amores. Su primer amor fue la ninfa Dafne, pero ella lo rechazó. La violenta pasión de Apolo y la resistencia de Dafne se debía a que Eros (Cupido), irritado por las bromas de Apolo, le disparó a él una flecha de oro para que se enamorase de ella, mientras que a Dafne, le dirigió una de plomo para que le rechazase. Apolo persiguió a Dafne con todo tipo de súplicas amorosas, todas las cuales rechaza hasta llegar a orillas del río Peneo. Aquí justo en el momento en que va a darle alcance, ella pide ayuda a su padre, el dios del río, el cual la transforma en un laurel. Apolo se queda de una pieza. Al contrario que su padre Zeus, Apolo aceptaba los rechazos, aunque a veces la venganza era terrible. Por ejemplo, cuando la Sibila Deifobe le rechazó -a pesar de ofrecerle tantos años de vida como granso de tierra pudiése recoger- se enojó tanto, que le dio mil años más de vida... ¡pero sin eterna juventud! Pasó el resto de sus días metida en un tarro, en Cumas, sin que se le consediera su único deseo: la muerte.

ECO Y NARCISO Y EL EGOÍSMO /GENEROSIDAD

Resumen del argumento (Extraído del blog http://www.elpatinete.com/mitos/eco-y-narciso-mitos-y-leyendas-infantiles.html

Eco era una ninfa que habitaba en el bosque junto a otras ninfas amigas y le gustaba cazar por lo cual, era una de las favoritas de la diosa Artemisa.
Pero Eco tenía un grave defecto: Era muy conversadora. Y además en cualquier conversación o discusión, siempre quería tener la última palabra.
Cierto día, la diosa Hera salió en busca de su marido Zeus, al cual le gustaba divertirse entre las ninfas. Cuando Hera llegó al bosque de las ninfas, Eco la entretuvo con su conversación mientras las ninfas huían del lugar.
Cuando Hera descubrió su trampa la condenó diciendo:- Por haberme engañado, a partir de este momento pederás el uso de la lengua. Y ya que te gusta tanto tener la última palabra solo podrás responder con la última palabra que escuches. Jamás podrás volver a hablar en primer lugar.
Eco, con su maldición a cuestas se dedicó a la cacería recorriendo montes y bosques. Un día vio a un hermoso joven llamado Narciso y se enamoró perdidamente de él. Deseó fervientemente poder conversar con él, pero tenía la palabra vedada. Entonces comenzó a perseguirlo esperando que Narciso le hablara en algún momento. En cierto momento, en que Narciso estaba solo en el bosque y escuchó un crujir de ramas a sus espaldas y gritó:- ¿Hay alguien aquí?
Eco respondió: -Aquí.
Como Narciso no vio a nadie volvió a gritar: -Ven
Y Eco contestó: -Ven
Como nadie se acercaba, Narciso dijo:- ¿Por qué huyes de mí? Unámonos
La ninfa, loca de amor se lanzó entre sus brazos diciendo:- Unámonos
Narciso dio un salto hacia atrás diciendo:- Aléjate de mi! Prefiero morirme a pertenecerte!
Eco respondió: -Pertenecerte.
Ante el fuerte rechazo de Narciso, Eco sintió una vergüenza tan grande que llorando se recluyó en las cavernas y en los picos de las montañas. La tristeza consumió su cuerpo hasta pulverizarlo. Solo quedó su voz para responder con la última palabra a cualquiera que le habla.
Narciso no solo rechazó a Eco, sino que su crueldad se manifestó también entre otras ninfas que se enamoraron de él. Una de esas ninfas, que había intentado ganar su amor sin lograrlo le suplicó a la diosa Hera que Narciso sintiera algún día lo que era amar sin ser correspondido y la diosa respondió favorablemente a su súplica.
Escondida en el bosque, había una fuente de agua cristalina. Tan clara y mansa era la fuente que parecía un espejo. Un día Narciso se acercó a beber y al ver su propia imagen reflejada pensó que era un espíritu del agua que habitaba en ese lugar. Quedó extasiado al ver ese rostro perfecto. Los rubios cabellos ondulados, el azul profundo de sus ojos y se enamoró perdidamente de esa imagen.
Deseó alejarse, pero la atracción que ejercía sobre él era tan fuerte que no lograba separase .Muy por el contrario deseó besarlo y abrazarlo con todas sus fuerzas. Se había enamorado de si mismo.
Desesperado, Narciso comenzó a hablarle:- ¿Por qué huyes de mí, hermoso espíritu de las aguas? Si sonrío, sonríes. Si estiro mis brazos hacia ti, tú también los estiras. No comprendo.
Todas las ninfas me aman, pero no quieres acercarte.- Mientras hablaba una lágrima cayó de sus ojos. La imagen reflejada se nubló y Narciso suplicó: -Te ruego que te quedes junto a mí. Ya que me resulta imposible tocarte, deja que te contemple.
Narciso continuó prendado de si mismo . Ni comía, ni bebía por no apartarse de la imagen que lo enamoraba hasta que terminó consumiéndose y murió.
Las ninfas quisieron darle sepultura, pero no encontraron el cuerpo en ninguna parte. En su lugar apareció una flor hermosa de hojas blancas que para conservar su recuerdo lleva el nombre de Narciso.

ORFEO Y EURÍDICE : EL AMOR /DESAMOR


Resumen argumento (Extraído del blog http://educayaprende.com/mitos-y-leyendas-orfeo-y-euridice/)

@lafuenteegeriaonflickriver
Orfeo, hijo de una de las musas, era un joven dotado del don de la poesía y de la música. Era un gran poeta y tocaba muy bien la lira.
Orfeo estaba casado con la bella Eurídice, su amor por ella era inmenso, estaba completamente enamorado. Orfeo era feliz junto a su amada Eurídice. Solían ir a pasear juntos, un día mientras caminaban de la mano por el bosque, la bella Eurídice sin darse cuenta, pisó una serpiente venenosa que dormía. La serpiente, al ser despertada de su sueño, furiosa mordió el tobillo de Eurídice y ésta murió a causa del veneno en pocos minutos.
Orfeo triste y desesperado por la muerte de su esposa, no se resignó a perderla, de este modo se dispuso a descender al Tártaro, un abismo donde todas las almas iban a parar al morir para ser juzgadas, para buscar a su amada y traerla de regreso a la vida.Armado con su lira como única arma, descendió al abismo y mientras tocaba sus dulces melodías, encandilaba a todos los que encontraba a su paso. Incluso Cerbero el perro de tres cabezas que custodiaba la entrada del Tártaro, seguía a Orfeo hipnotizado por la bella melodía. De este modo Orfeo llegó al trono de Hades, el rey de los muertos y éste también quedó fascinado por los acordes que salían de la lira. Hades le preguntó a Orfeo:
-¿Qué vienes a buscar aquí?
-He descendido al abismo para buscar a mi esposa Eurídice. Quiero llevarla de vuelta a la vida conmigo- respondió Orfeo.
Hades, después de reflexionar brevemente le respondió:
-Escucha bien lo que te voy a decir, dejaré que Eurídice regrese contigo, con una sola condición. Escucha bien porque es muy importante, deberás caminar sin mirar atrás hasta que llegues a la salida del Tártaro a plena luz del sol. Eurídice te seguirá mientras tocas la lira y no sufriréis ningún daño. Pero bajo ningún concepto puedes darte la vuelta para mirar atrás.
Orfeo, feliz entonaba la más dulce de las melodías que jamás había entonado, mientras Eurídice lo seguía a cierta distancia. Pero Orfeo estaba nervioso y ansioso por estar con su amada, necesitaba comprobar que realmente ella le seguía, necesitaba verla, no podía aguantar las ganas de verla. Así olvidó la condición que le había puesto Hades y cuando sólo faltaba un minuto para salir a la luz del sol, no pudo aguantar más y volvió la cabeza para mirarla, comprobando que realmente estaba allí y perdió de este modo a Eurídice para siempre.
Cada vez que tocaba su instrumento, la bella melodía que salía del mismo, deleitaba a cualquier ser que lo escuchase, los hombres, los animales y cualquier ser que escuchaba las sintonías que salían de la lira de Orfeo quedaban hipnotizados y extasiados con la hermosa música, hasta las plantas y los seres inanimados como las rocas, se movían con sus interpretaciones y cambiaban de lugar solo para escuchar aquella maravillosa música.

EL RAPTO DE PROSERPINA Y  LA NATURALEZA


Resumen del argumento (extraído del blog http://www.cuentosdedoncoco.com/2010/11/el-rapto-de-proserpina-leyenda-griega.html)
El poderoso Júpiter había decidido el reparto de bienes, y mientras él reinaba en los dominios celestiales; dispuso que sus hermanos: Neptuno habitara en las profundidades del mar y Plutón, rigiera el infierno bajo la corteza de la Tierra.
Plutón vivía malhumorado porque le había tocado la peor parte, donde ninguna diosa, ninfa o mujer hubiera querido compartir con él tan oscuro encierro donde vivía desdichado y solitario.
De tanto en tanto Plutón salía de su lóbrega mansión, en una carreta tirada por dos corceles negros, a deleitar sus ojos con las maravillas que la naturaleza ofrecía sobre la superficie de la Tierra. En una de esas excursiones vio a una hermosa joven, era Proserpina que con sus amigas las ninfas, gustaban correr por la campiña donde la buena estación permanece todo el año.
Pensó Plutón que aquella muchacha tan hermosa alegraría las negras sombras de su morada. Sigilosamente bajó de su carro la tomó por sorpresa con sus fuertes brazos y escapó con ella. Proserpina dio un grito desesperado, pero sus amigas, que corrieron al oírla, sólo alcanzaron a ver flotar su vestido blanco. En tanto, el dios de las tinieblas se hundía en las entrañas de la Tierra.
Sicilia entera, la isla donde ocurrieron estos hechos, quedó sumida en la tristeza y todos lloraron la ausencia de Proserpina. Quien más sufría era la diosa Ceres, su madre, que en vano recorrió toda la Tierra buscándola a gritos.
Júpiter, el padre de Proserpina, que desde hacía un tiempo extrañaba la presencia de su esposa Ceres en las reuniones de los dioses del Olimpo, envió a una mensajera a buscada. Pero ella se negó a ir porque su dolor de madre era inmenso. En ese momento intervino la ninfa Aretusa para avisar a Ceres, que su hija había sido raptada por Plutón.
Júpiter sintió compasión por la desdicha de Ceres, a la que amaba tanto y dispuso que su mensajero Mercurio, bajara a las entrañas de la Tierra para ordenar a Plutón que devolviera a la joven. Una condición impuso el rey del Olimpo: que Proserpina no hubiera comido un solo fruto en la morada de su esposo.
Mercurio partió a cumplir su misión y luego de explicar a Plutón las razones de su presencia en el infierno; éste, entristecido acató la voluntad de Júpiter.
Montaron los tres en el carro de los negros caballos y salieron a la superficie de la Tierra. Cuando el carro corría veloz entre las tinieblas, y al pasar junto al único árbol que crecía en aquella morada, Proserpina tendió la mano y arrancó una granada cuyos granos rojos mordisqueó.
Madre e hija se abrazaron llenas de felicidad; luego ambas se sintieron perdidas, cuando Ceres preguntó a su hija si había comido algún fruto durante su estada en el reino de Plutón. Recordó haber probado el fruto del granado.
Como Júpiter no podía permitir que su querida Ceres volviera a padecer y como te- nía su palabra dada, dispuso que Proserpina viviera seis meses con su esposo bajo tierra y seis meses con su madre en la superficie.
Por ello es que, cuando la joven sube a la tierra, se hermosea la naturaleza, en tanto que pierde toda su gala cuando ella regresa al reino de su esposo.

ACIS, GALATEA Y POLIFEMO y LA IMPORTANCIA DE LA IMAGEN



Resumen del argumento (extraído del blog http://mitosyleyendascr.com/mitologia-griega/galatea-y-polifemo/)

Galatea era hija de Nereo (hijo de Ponto y Gea) y de una divinidad marina siciliana. La joven era muy hermosa y totalmente blanca y habitaba en el mar calmo. Polifemo, el cíclope (hijo de Poseidón y de la ninfa Toosa, monstruo gigante con un sólo ojo) estaba muy enamorado de Galatea, pero ella no le correspondía.
El corazón de Galatea pertenecía al bello Acis, hijo del dios Pan (dios de los pastores y rebaños) y una ninfa. Una vez que los amantes se encontraban descansando a la orilla del mar, Polifemo los descubrió. Acis intentó huir, pero el furioso monstruo le lanzó una enorme roca y lo aplastó.
Galatea muy triste, acudió a la naturaleza de su madre Toosa y lo convirtió en un río de límpidas aguas que llevó su mismo nombre.
Según algunas versiones, después Galatea estuvo con Polifemo y de esta unión nacieron Gálata, Celto e Ilirio, epónimos de los pueblos de los gálatas, los celtas, y los ilirios respectivamente.
En otras tradiciones, Galatea pertenecía en cuerpo, alma y corazón al imponente Polifemo, pero Acis se enamoró de ella. Cuando el cíclope descubrió tal cosa, celoso y encolerizado intentó matarlo lanzándole unas rocas, pero antes de que lo pudieran alcanzar, Acis se transformó en río y así evitó la tragedia.


EL HILO DE ARIADNA Y EL EMPODERAMIENTO FEMENINO

Resumen del argumento (extraído del blog https://www.guiainfantil.com/articulos/ocio/cuentos-infantiles/teseo-y-el-minotauro-cuentos-de-la-mitologia-griega-para-ninos/)


En pleno mar Mediterráneo se encuentra la isla de Creta, una isla mágica por todas las aventuras que se han vivido allí con héroes, monstruos y seres tan mágicos como la propia isla. En la isla de Creta es donde se encontraba el famoso laberinto de Dédalo, un laberinto construido para encerrar al Minotauro y de donde no se podía salir.

Cuando los cretenses encerraron al Minotauro en el laberinto sin salida pensaron que el peligro había acabado, pero no fue así. El laberinto atraía mágicamente a algunas personas que se olvidaban del Minotauro y se adentraban en las callejuelas del laberinto. Lógicamente, nunca salían de allí, porque en cuanto el Minotauro se encontraba a una de esas personas perdidas en el laberinto, inmediatamente las devoraba.

Así que decidieron que había que matar al Mintauro y eso solo lo podía hacer un héroe. Llamaron al más famoso héroe de aquel tiempo, a Teseo, y le contaron lo que debía hacer.
-Teseo, tienes que entrar al laberinto, luchar con el monstruo y matarlo para que no se coma más personas.
- A mí no me da miedo luchar contra el Minotauro, pero ¿cómo voy a salir después del laberinto?- preguntó Teseo.

Fue la princesa de Creta, la joven e ingeniosa Ariadna la que le ofreció la solución.

- ¿Si te ayudo a salir del laberinto te casarás conmigo?- dijo la princesa Ariadna.

Y Teseo, claro está, le contestó que se casaría encantado con ella. Pero no se acaba de creer que la joven supiera cómo salir del laberinto.

A veces más vale maña que fuerza y para matar al Minotauro hacía falta la fuerza que tenía Teseo, pero para salir del laberinto lo que hacía falta era la inteligencia de Ariadna.
- Toma este ovillo de lana y desenróscalo. Yo lo sujetaré por el otro lado y te esperaré en la entrada del laberinto- le dijo Ariadna a Teseo.

Teseo se adentró en el laberinto y fue desenroscando el hilo. Cuando se encontró con el Minotauro, no lo dudó y lucharon hasta que el monstruo quedó muerto en el suelo. Lo demás fue sencillo, gracias a Ariadna. Teseo solo tuvo que seguir el camino que había marcado con el hilo para encontrar la salida del laberinto.



LA CAJA DE PANDORA Y LA ESPERANZA/DESESPERACIÓN


Resumen del argumento (Extraído del blog https://www.guiainfantil.com/articulos/ocio/cuentos-infantiles/la-caja-de-pandora-cuentos-de-la-mitologia-para-ninos/)


Una vez el padre de los dioses, Zeus, bajó del Olimpo hasta la tierra para visitar a la gente. Por aquel entonces la gente vivía feliz, sin trabajar, sin deberes y sin preocuparse de hacer la comida y Zeus quiso comprobar cómo de obedientes eran las personas. Se fue a casa de una joven llamada Pandora y le regaló una preciosa caja de madera decorada con piedras preciosas y que brillaba un montón.
- Te regalo esta caja, Pandora, para que la coloques en tu habitación -dijo Zeus.
Y Pandora le dio las gracias encantada de tener una caja tan bonita. Cogió la caja y la colocó en la mesilla al lado de su cama, así las piedras preciosas le daban un poco de luz por la noche. Pero Zeus advirtió a Pandora.
- Pandora, no puedes abrir la caja. Nuca abras esta caja porque contiene muchas desgracias para las personas, ¿entendido?- dijo Zeus.
- Entendido- dijo Pandora -nunca abriré la preciosa caja.
Así que Zeus se fue de nuevo al Olimpo y allí se quedó Pandora en su habitación muy contenta por su nuevo regalo. Pandora tenía muchas virtudes y era muy curiosa, siempre quería saber más. Sin embargo, no era precisamente obediente. Y eso le provocaría más de un disgusto.
Cuando llegó la noche Pandora se acostó, se metió en su cama y entonces vio cómo las piedras preciosas de la caja brillaban en la oscuridad. Empezó a pensar qué sería lo que había dentro de la caja, pero se acordó de que Zeus le dijo claramente que no la podía abrir.

-¿Pero qué habrá dentro de la caja? -pensaba Pandora.
Se empezó a imaginar que dentro había joyas, perfumes, cuentos o algún secreto importante y, claro, no se pudo resistir.

- La abriré solo un poquitín para ver lo que hay dentro y la vuelvo a cerrar deprisa- se dijo Pandora.
Así que abrió la caja y de repente se formó una tormenta horrible, la habitación se llenó de viento y un humo negro salió disparado de la caja, atravesó la ventana y se extendió por todo el mundo. Con el humo también salieron de la caja todas las desgracias para la humanidad, el hambre, las enfermedades, las envidias, el frío, la necesidad de trabajar, los deberes...
A Pandora solo le dio tiempo a ver que en el fondo de la caja aún quedaba la esperanza y por eso la cerró la inmediatamente, para que no se perdiera nunca. Y desde entonces, siempre podemos contar con la esperanza.

EL CARRO DE FAETÓN Y LA AMBICIÓN


Resumen del argumento (Extraído del blog http://mitosyleyendascr.com/mitologia-griega/faeton/)



Faetón era hijo de Helios y de la oceánide o ninfa marina Climene. Creció en Egipto bajo la supervisión de su madre. Cuando Faetón era joven, su amigo Epafo le dijo que no era hijo del dios del sol y que su madre le había mentido sobre su origen. Climene, por el contrario, le juró a su hijo que sí lo era y le dijo dónde podría encon­trarle.
Faetón salió a buscar a su padre y finalmente lo visitó en su reluciente palacio en la parte oriental del mundo, que había sido lujosamente decorado con oro, plata y marfil. El dios del sol le dio una cálida bienvenida y Faetón le pidió una prueba irrefutable de que era su padre. Helios juró por la laguna Estigia que llevaba al mundo de los muertos que estaba preparado para darle a su hijo lo que quisiese. Entonces el joven le pidió montar en su cuadriga y recorrer los cielos durante un día (ver Helios). Helios lamentó haber hecho la pro­mesa, pero ya no podía dar marcha atrás y sólo le aconsejó tener cuidado, porque se exponía a sí mismo y al mundo a un gran peligro, ya que sólo Helios -ni siquiera Zeus- sabía dirigir su cuadriga y los caballos que la llevaban. Pero Faetón, entusiasmado, no quiso oír a su padre y éste le cedió la cuadriga.
Los cuatro caballos que despedían fuego fueron enjaezados y Helios le pidió a su hijo que no les dejase correr en exceso, ni volar demasiado bajo o demasiado alto. Inmediatamente después de partir perdió el control de las riendas y la cuadriga se desvió, causando el pánico entre las constelaciones del firmamento. Poco a poco se aproximó a la superficie de la tierra, abra­sando ciudades, países y montañas. Los ríos se secaron, se formaron los desiertos y la piel de los etíopes se oscureció. Gaya sufrió una dolorosa agonía y pidió ayuda a Zeus. El rey de los dioses sabía que había que intervenir rápido y derribó al auriga con uno de sus rayos. El joven fue a parar al río Eridano -que más tarde sería el Po- y se mató. Las ninfas lo enterraron con una inscripción en su lápida que rezaba: «Aquí yace Faetón, que hizo el viaje por el sol, retó a todos, aunque la debilidad le traicionó».
Helios se entristeció mucho al oír que su hijo había muerto y, como consecuencia, la tierra pasó un día en penumbra. Climene vagó por el mundo desconsolada y las hermanas del difunto se convirtieron en árboles que producían ámbar. El amigo y pariente de Faetón, Cieno (no confundir con el Cieno hijo de Poseidón (ver Poseidón), se convirtió en cisne por la pena y empezó a lamentarse en lo que hoy se conoce como «canto del cisne».


RÓMULO Y REMO Y LA RIVALIDAD /SOLIDARIDAD


Resumen del argumento (extraído del blog https://sinalefa2.wordpress.com/2009/06/24/rmulo-y-remo/)



Mucho tiempo antes de que naciera Jesús en Belén, había en Italia un rey llamado Numitor. El hermano de este rey se rebeló contra él y le destronó. Luego cogió a sus dos hijos recién nacidos, los depositó en un cestillo y los dejó en el río Tiber. La corriente llevó el cestillo al bosque, donde quedó enganchado entre unas ramas. Acertó a pasar por allí cerca una loba, y al oír los lloros de los niños se acercó.
– ¡Pobrecitos, qué crueles son los hombres!
Y llena de compasión, cogió a los pequeños entre los dientes y los llevó a su cueva.
Los dos niños, cuidados por la loba, se iban haciendo fuertes y atrevidos …, hasta que un día, los encontró un pastor. Los llevó a su cabaña y se los entregó a su mujer, para que los cuidase.
Cuando la mujer vio a los niños, dijo a su marido:
– ¡Pero si estos niños son los hijos de nuestro antiguo señor, el rey Numitor!
Y, como había sido un rey muy querido, la mujer cuidó a los niños con mucho gusto.
Cuando fueron mayores, les contó el pastor quiénes eran sus padres y la maldad del rey. Ellos, entonces, reunieron un ejército y le declararon la guerra. Le vencieron en seguida y desde entonces, Rómulo y Remo fueron los reyes de esa región, llamada Lascio.
Pero entonces quisieron hacer entre los dos una ciudad donde habían sido encontrados por la loba a la que llamaron Roma (significa río). Rómulo eligió una de las siete colinas que dominaban el sitio y con un arado trazó un surco circular (sagrado según los ritos), el pomerium, a cuya vera, más tarde, se construiría la primera muralla, pero luego esa ciudad se hizo más grande y ocupó otras seis colinas cercanas. Por eso se llamó a Roma la ciudad de las siete colinas.




EL REY MIDAS Y LA AVARICIA/EL EMPRENDIMIENTO



Resumen del argumento (extraído del blog https://www.cuentoinfantil.net/cuentos-cortos/el-rey-midas.html)



Entre los cuentos cortos, el cuento del Rey Midas es muy famoso y narra la siguiente historia. El rey de Frigia se llamaba Midas y poseía una gran fortuna, un hermoso castillo, montones de monedas de oro… Vivía con su hija Zoe. El Rey Midas pensaba que su felicidad se la daba su riqueza.
Un día, Dionisio, dios de la celebración pasó por Frigia, con su acompañante Silenio, que cansado por el viaje quedó descolgado de la caravana de Dionisio y fue a parar a los preciosos jardines del rey Midas. Se quedó dormido. El Rey lo encontró, lo reconoció y lo cuidó unos días hasta que se lo devolvió a Dionisio, que muy agradecido concedió un deseo al Rey Midas y ¡cómo no!, el Rey pidió que todo lo que tocase se convirtiera en oro. El dios Dionisio frunció el ceño, pero se lo concedió.
Al día siguiente, Midas despertó, tocó la mesita de noche y se convirtió en oro, después una silla, una alfombra, un cuadro, la bañera y todo lo que tocaba se convertía en oro. Pero, tuvo hambre y al tocar el pan, se convirtió en oro y al beber vino, se atragantó. Al Rey Midas le empezó a entrar miedo y justo en ese momento, su gatita saltó sobre su regazo y se convirtió en una estátua de oro. El Rey comenzó a llorar, su hija Zoe lo oyó y fue a consolarlo y… ¡lo tocó! y al instante se convirtió en estátua de oro.

El Rey Midas estaba tan desesperado que imploró al dios Dionisio que le dijo que su arrepentimiento le había salvado y para volverlo todo a la normalidad debía coger agua del río Pactulo y lavar todo lo que había convertido en oro.
Así lo hizo Midas, primero con Zoe y después con su gata y más tarde con todo lo que había transformado en oro. De esta manera, aprendió a amar el brillo de la vida en vez del brillo del oro y fue muy generoso repartiendo sus riquezas entre los habitantes del reino.

Comentarios