Montar el Mingo en las Redes

Síguenos en Twitter Siguenos en YouTube Siguenos en Blogger Siguenos en Blogger Siguenos en Pinterest Siguenos en Facebook Siguenos en por RSS Siguenos en Tumblr

Y ahora vas y lo tuiteas

Gaviotas de la Bahía de Algeciras desde mi balcón

Dedicado a todos los que habéis nacido, vivido o visitado el Campo de Gibraltar. Yo viví en la Línea de la Concepción 8 años y escribí este texto un día de Septiembre como el de hoy




La Línea Septiembre 1998


Gaviotas que rodeáis esta caja de cristal, cercanía protegida de lo salvaje, mis momentos transcendentales siempre están rodeados de vidrio, y envueltos en rutina (¡qué incongruencia!... )

La quietud en movimiento tambien es una paradoja pero es como os veo desde este balcón: gaviotas que vuelan quietas. Vosotras estáis quietas mientras el viento sopla.

La realidad arrasa con todo, en un movimiento impregnado de vida, mientras vosotras en extensión estática parecéis dibujadas en el paisaje de esta Bahía de Algeciras fotografiada como para un catálogo desde este balcón donde mi imaginación vuela y vosotras no.


Mis ojos fijos de objetivo de cámara lo divisan todo desde la altura, muestran ensimismados lo que los vuestros descubren indiferentes- embelesados en el vuelo etéreo e irreal que muestra la verdadera esencia de la naturaleza. Vosotras miráis mi balcón ignorantes a conciencia de lo que me pasa . Y, sin embargo ,si hay movimiento, si hay viento salís a surcar los caminos invisibles del aire.

Es otra vez la convergencia causal de nuestros mundos paralelos.
Si la reencarnación existe, vosotras habréis de ser, por fuerza, las almas liberadas de los cuerpos de algún esclavo atrapado por grilletes y mortificado por los cepos... ¡esa manera de extender las alas! .
No puede ser debido a otra causa que a la de la inhumanidad extrema de la esclavitud.

El mar se convertirá en la visión deseada de cualquier prisionero de algún galeón.
Extender las alas, romper grilletes y echarse a volar surcando las masas de aire como si nada, surcando las olas del mar.

Sin duda, las gaviotas deben ser antiguos esclavos; esa es la causa de la quietud, aunque sus cuerpos están inmovilizados por el dolor, quietos, estériles, sin vida, sin movimiento, pero con la mente por encima, más alto, más libre, más inmenso. Por eso parece que estáis quietas. Por eso me alegra tanto veros... por eso... sólo por eso.

Comentarios